Comunicación no violenta (CNV)

La Comunicación NoViolenta y la Mediación en CNV es muy eficaz no solo en la disolución de conflictos, sino como herramienta para el crecimiento personal.

La CNV -comunicación empática o compasiva- nos conecta con nosotros mismos y con los demás a través de nuestra compasión natural. Nos enseña a expresarnos y a escuchar desde un plano consciente, diferenciando lo que observamos, lo que necesitamos y lo que sentimos; y una vez clarificado, aprendemos a formular peticiones encaminadas a cubrir la necesidad genuina. La CNV expresa necesidades y sentimientos y evita el juicio y la crítica, eliminando de nuestro lenguaje expresiones automáticas que sustituimos por respuestas motivadas tras la escucha activa al otro.

Si nuestras habilidades de comunicación nos permiten seguir siendo humanos incluso en las peores circunstancias de presión, ¿por qué no emplear el lenguaje en cambiarnos y cambiar a los demás? Tanto nuestro lenguaje interno como externo se modifica si atendemos a respuestas conscientes que nos conectan con lo que necesitamos y sentimos.

 

Ante cualquier conflicto, confrontación, disparidad de opiniones, discusión o malentendido, estos serían los cuatro pasos de la CNV:

  1. observar los hechos que se producen en una situación concreta de forma aséptica (sin juicios o valoración moral) y hacerlo con empatía: “¿Cómo lo veo yo? ¿Cómo lo estará viendo la otra persona?”.
  2. averiguar cómo nos sentimos ante esos hechos: ¿enfadados, frustrados, decepcionados, tristes, liberados, alegres…?
  3. identificar qué necesidades no cubiertas guardan relación con dichos sentimientos (de ambos implicados, igualmente).
  4. la formulación de una petición específica al otro (o a uno mismo si estamos siendo agresivos con nosotros mismos, enjuiciándonos) dirigida a conseguir que esa necesidad se satisfaga y que con ello se resuelva el problema, lo que enriquece nuestra vida.

Soy consciente de la dificultad que entraña comprender la CNV sin práctica, al mismo tiempo te diré que el proceso de comunicarnos desde el corazón es tan transformador que enriquece la vida, la propia y la de los demás. Dijo el filósofo indio Jiddu Krishnamurti que “observar sin evaluar constituye la forma suprema de la inteligencia humana”, así que la CNV demanda disciplina y constancia, y según nos desprendemos de los viejos hábitos alcanzaremos mayor y mayor felicidad. 

La Comunicación Compasiva es un modelo desarrollado por el psicólogo clínico Marshall Rosenberg, probado con éxito en relaciones de pareja, familiares, escolares, organizaciones empresariales, comerciales, etc., y que en el ámbito internacional Rosenberg puso en práctica como mediador de Naciones Unidas en grandes conflictos. Las frases que encontrarás bajo las imágenes son parte de sus reflexiones que me acompañan en la vida, que me animan a meditar, a mirarme por dentro y a clarificar mis sentimientos. Deseo compartirlas contigo. ¡Ojalá te ayuden tanto como a mí!

 

 

  • Debemos centrarnos en lo que queremos hacer y no en lo que salió mal”
  • Cuando juzgamos a otros generamos violencia”
  • Tal vez la más peligrosa de todas las conductas se hacer las cosas porque se supone que tenemos que hacerlas”
  • Los juicios sobre nosotros mismos, al igual que los otros juicios, son la trágica expresión de necesidades no satisfechas”
  • Lo que aburre a los que escuchan, aburre también al que lo dice”
  • Si mantenemos la empatía, permitimos que el otro llegue a niveles más profundos de sí mismo”.
  • Prestemos atención a lo que el otro necesita, y no a lo que piensa de nosotros”
  • La comprensión intelectual bloquea la empatía”
  • En un grupo se pierde mucho tiempo cuando el que habla no está seguro de qué respuestas desea de los otros”
  • Las peticiones que no van acompañadas de los sentimientos y las necesidades pueden parecer exigencias”
  • A menudo no somos conscientes de lo pedimos”
  • Si no valoramos nuestras necesidades es posible que los otros tampoco lo hagan”
  • Sufrimos esclavitud emocional porque nos sentimos responsables de los sentimientos ajenos”.
  • Pasemos de ser esclavos de nuestras emociones a liberarnos de ellas expresándolas”

La Comunicación NoViolenta y la Mediación en CNV es muy eficaz no solo en la disolución de conflictos, sino como herramienta para el crecimiento personal.

La CNV -comunicación empática o compasiva- nos conecta con nosotros mismos y con los demás a través de nuestra compasión natural. Nos enseña a expresarnos y a escuchar desde un plano consciente, diferenciando lo que observamos, lo que necesitamos y lo que sentimos; y una vez clarificado, aprendemos a formular peticiones encaminadas a cubrir la necesidad genuina. La CNV expresa necesidades y sentimientos y evita el juicio y la crítica, eliminando de nuestro lenguaje expresiones automáticas que sustituimos por respuestas motivadas tras la escucha activa al otro.

Si nuestras habilidades de comunicación nos permiten seguir siendo humanos incluso en las peores circunstancias de presión, ¿por qué no emplear el lenguaje en cambiarnos y cambiar a los demás? Tanto nuestro lenguaje interno como externo se modifica si atendemos a respuestas conscientes que nos conectan con lo que necesitamos y sentimos.

 

Ante cualquier conflicto, confrontación, disparidad de opiniones, discusión o malentendido, estos serían los cuatro pasos de la CNV:

  1. observar los hechos que se producen en una situación concreta de forma aséptica (sin juicios o valoración moral) y hacerlo con empatía: “¿Cómo lo veo yo? ¿Cómo lo estará viendo la otra persona?”.
  2. averiguar cómo nos sentimos ante esos hechos: ¿enfadados, frustrados, decepcionados, tristes, liberados, alegres…?
  3. identificar qué necesidades no cubiertas guardan relación con dichos sentimientos (de ambos implicados, igualmente).
  4. la formulación de una petición específica al otro (o a uno mismo si estamos siendo agresivos con nosotros mismos, enjuiciándonos) dirigida a conseguir que esa necesidad se satisfaga y que con ello se resuelva el problema, lo que enriquece nuestra vida.

Soy consciente de la dificultad que entraña comprender la CNV sin práctica, al mismo tiempo te diré que el proceso de comunicarnos desde el corazón es tan transformador que enriquece la vida, la propia y la de los demás. Dijo el filósofo indio Jiddu Krishnamurti que “observar sin evaluar constituye la forma suprema de la inteligencia humana”, así que la CNV demanda disciplina y constancia, y según nos desprendemos de los viejos hábitos alcanzaremos mayor y mayor felicidad. 

La Comunicación Compasiva es un modelo desarrollado por el psicólogo clínico Marshall Rosenberg, probado con éxito en relaciones de pareja, familiares, escolares, organizaciones empresariales, comerciales, etc., y que en el ámbito internacional Rosenberg puso en práctica como mediador de Naciones Unidas en grandes conflictos. Las frases que encontrarás bajo las imágenes son parte de sus reflexiones que me acompañan en la vida, que me animan a meditar, a mirarme por dentro y a clarificar mis sentimientos. Deseo compartirlas contigo. ¡Ojalá te ayuden tanto como a mí!

 

 

  • Debemos centrarnos en lo que queremos hacer y no en lo que salió mal”
  • Cuando juzgamos a otros generamos violencia”
  • Tal vez la más peligrosa de todas las conductas se hacer las cosas porque se supone que tenemos que hacerlas”
  • Los juicios sobre nosotros mismos, al igual que los otros juicios, son la trágica expresión de necesidades no satisfechas”
  • Lo que aburre a los que escuchan, aburre también al que lo dice”
  • Si mantenemos la empatía, permitimos que el otro llegue a niveles más profundos de sí mismo”.
  • Prestemos atención a lo que el otro necesita, y no a lo que piensa de nosotros”
  • La comprensión intelectual bloquea la empatía”
  • En un grupo se pierde mucho tiempo cuando el que habla no está seguro de qué respuestas desea de los otros”
  • Las peticiones que no van acompañadas de los sentimientos y las necesidades pueden parecer exigencias”
  • A menudo no somos conscientes de lo pedimos”
  • Si no valoramos nuestras necesidades es posible que los otros tampoco lo hagan”
  • Sufrimos esclavitud emocional porque nos sentimos responsables de los sentimientos ajenos”.
  • Pasemos de ser esclavos de nuestras emociones a liberarnos de ellas expresándolas”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies